En el lago La Pradera se cumplió una jornada de integración con natilla y canto de villancicos para terminar las labores. 

 Al término de este año 2019 e incluso para este cuatrienio administrativo, fueron calificados positivamente los avances propuestos y alcanzados para favorecer a la población en condición de discapacidad que reside en el municipio de Dosquebradas.

Así lo consideró la referente del programa de discapacidad, adscrito a la Secretaría de Desarrollo Social y Político de la Alcaldía de Dosquebradas, Mónica Toro, quien detalló las metas cumplidas para este período. “Logramos ubicar y caracterizar a 8.293 personas en condición de discapacidad, detallando sus condiciones de vida y necesidades. Además, se mejoró la oferta institucional para esta población, desde todas las secretarías e institutos descentralizados, y se entregaron, en este año, 136 ayudas técnicas como bastones y sillas de ruedas, para personas en condición de discapacidad”.

Agregó la funcionaria que para la próxima administración le queda el reto de ubicar y caracterizar a 3 mil personas más, para cumplir con la meta del Ministerio de Salud y Seguridad Social. Además, actualizar la política pública de discapacidad y continuar con la adecuación del Municipio como ciudad amigable con la población en condición de discapacidad.

Carlos Ortiz, integrante de la población en condición de discapacidad y enlace con el Programa, destacó los avances logrados durante esta Administración e invitó al próximo gobierno a continuar con estas acciones. “Durante este período hemos tenido un acompañamiento constante con programas de beneficio directo, como las jornadas de integración, el apoyo de hidroterapia, actividades formativas y de promoción productiva, que esperamos continúen”.

En Dosquebradas, tras la caracterización de la población, las discapacidades que más predominan son la física, cognitiva y múltiple. Además, se tiene un censo de 1.058 alumnos matriculados en instituciones educativas del Municipio, y con algún tipo de discapacidad, a quienes se les brinda el adecuado acompañamiento pedagógico.

Para culminar las labores del programa de discapacidad durante esta vigencia, se realizó una jornada de integración en el lago La Pradera, que incluyó la preparación de una natillada, el rezo de la novena navideña y otras actividades lúdicas, compartiendo entre las personas en condición de discapacidad y sus familias.